Archive for noviembre 2012

En busca del fotógrafo de Zapata. Parte V, Fred Miller.


Publicado por Arturo Guevara Escobar

Sin comentarios

El 25 de Mayo de 1911, horas antes de la entrada del contingente de tropas zapatistas a la ciudad de Cuernavaca, se desarrolló un embrollado incidente, descrito en los diarios capitalinos de aquel momento, El Tiempo (27 de Mayo), El Imparcial (29 de Mayo), de El País transcribimos la nota:

Mayo 29, El País. 
Un tren de Cuernavaca fue asaltado Telegrama exclusivo para e El País. Cuernavaca, 28 de Mayo. El tren de pasajeros procedente de Méjico fue asaltado poco antes de la estación “El Parque” por una agavilla de bandoleros, que a la sombra de la revolución se han levantado en esos rumbos. Los pasajeros fueron despojados de cuanto llevaban. El Cuartel General revolucionario fue informado de lo ocurrido y envió inmediatamente un tren de auxilio con fuerzas del General Emiliano Zapata, al mando del Coronel Morales, y tropas del General Asúnsolo, mandadas por el Coronel Barrón, los que lograron capturar a los bandidos, recogiéndoles el botín del robo. Estos hombres serán juzgados sumariamente y fusilados Incontinenti, lo cual será una garantía para esos pueblos. Ha causado desagradable impresión la noticia publicada por “El Heraldo Mejicano” sobre discordias entre los jefes revolucionarios del Sur. Los Generales Asúnsolo y Zapata marchan en el más perfecto acuerdo.

Si fue un asalto por bandoleros o hubo una intervención directa de los zapatistas es parte de la cuestión, así como la tendenciosa visión del “Heraldo Mexicano”, a decir de “El País”, a diferencia de las cortas notas del resto de los diarios, el “Heraldo Mexicano” le dedicó más espacio e información (traducción del texto en inglés):

The Mexican Herald.
Mayo 28 1911.

Hemeroteca Nacional
Digital de México.

Mayo 28 1911. The Mexican Herald. 


Asúnsolo y Zapata tienen conferencia en Cuernavaca

________ 
Robles Domínguez dice los lideres maderistas han alcanzado acuerdo 
________
Tren detenido 
________
Hay rumores que los jefes rivales han llegado a pelear 
________
El tren mixto que dejó Cuernavaca hacia Puente de Ixtla el viernes por la mañana fue detenido en su viaje de regreso por una banda de hombres pertenecientes a las fuerzas de Asúnsolo, con la intención de ver sí había tropas federales en él. Ninguno fue encontrado y el cabecilla a cargo del destacamento F. G. Díaz permitió al tren que continuara, dándole al ingeniero una nota, la cual traducida decía: “Con permiso del General Federico Morales me dirigí al ferrocarril para verificar sí podía encontrar algún ‘sinvergüenza’ que han cometido muchos abusos en el poblado de Xoxocotla. El señor Jorge Hardy, ingeniero, puede pasar sin molestias. Quien de alguna forma lo moleste será fusilado, de acuerdo al decreto del General Asúnsolo, Sufragio efectivo y no reelección. Firmado, F. G. Díaz.” El tren continuó su viaje hacia Cuernavaca, cuando un gran número de hombres se divisó por el ingeniero en el kilómetro 126 unos cuatro kilómetros al sur de Cuernavaca. El número de hombres de este cuerpo se estimo en unos dos mil y pertenecían a las fuerzas de Zapata. El tren fue nuevamente detenido y al ingeniero se le ordenó apagar el motor. Se le robaron sus ropas, guantes, capa y reloj y los bandidos insistieron en que el ingeniero entregara su pistola a lo cual él replicó que no portaba ninguna, Ellos insistieron que los Americanos siempre llevaban pistolas y como no se le encontró el arma se le instruyó que cortara el agua del motor, a lo cual el ingeniero se negó. Después que el ingeniero fue robado, los bandidos se dirigieron a los carros de pasajeros donde despojaron a los pasajeros de todas sus pertenencias y luego saquearon los carros de carga de todas sus mercancías. 

Detenidos de nuevo. 

Cuando el ferrocarril hubo pasado por los rateros, se le permitió que continuara su viaje hacia Cuernavaca, pero antes de entrar a los andenes de la estación y cuando aun se encontraba dentro de los límites de los patios pasó otra banda de unos doscientos Zapatistas, quienes dispararon varias rondas a la maquina, pero sin herir a nadie, aunque algún daño se causó a los carros y locomotora. El ingeniero introdujo al tren de manera segura en la estación. Los bandidos intentaron capturar al ingeniero, arguyendo que les había disparado desde la cabina de la locomotora, pero el ingeniero logró escapar, encontrando refugio en la casa de un Mexicano donde se escondió debajo de una cama durante cinco horas. Una infructuosa búsqueda fue realizada por los zapatistas tras el ingeniero y cuando no lo pudieron encontrar arrestaron al conductor y al fogonero y los ataron, pretendiendo ejecutárseles, pero ante las repetidas suplicas de los mismos que ellos no eran los responsables se les permitió irse. El ferrocarril estaba a cargo del Conductor Fred Miller. Mientras tanto su lider Zapata acompañado por algunos de sus hombres había entrado en Cuernavaca sosteniendo una conferencia con Asúnsolo para establecer sus respectivos rangos en el ejército Maderista. Sabiendo de la presencia de Zapata varios amigos del Ingeniero Hardy se dirigieron a los suburbios para entrevistarse con Zapata, convenciéndolo de la inocencia de la tripulación del ferrocarril, emitiéndose ordenes que se permitiera la reanudación del tráfico y que el Ingeniero Hardy no fuera molestado. Debido a estas causas el tren regular de pasajeros desde Cuernavaca no llegó a la ciudad hasta las dos treinta de ayer en la mañana. Las fuerzas de Zapata entraron a la ciudad de Cuernavaca a las 2 de la tarde del viernes. El Ingeniero Hardy testificó que no había existido pillaje y que se observo un gran orden entre las fuerzas de Zapata, cuyo número era de unos cuatro mil, divididos en dos columnas. La guarnición de Asúnsolo se componía de unos seis cientos hombres al momento de la entrada de Zapata. 

Muchos Rumores.

Muchos e insistentes rumores han circulado en la ciudad ayer por la tarde y noche reportando que las fuerzas de Asúnsolo y Zapata se habían enfrentado entre ellas. Se había asegurado que automóviles con familias enteras habían llegado a la ciudad huyendo del lugar de conflicto y que un gran desorden prevalecía en Cuernavaca. Alfredo Robles Domínguez, fue entrevistado en su casa de la 3ª. Calle de Roma en relación a esta clase de rumores y declaró que no tenía otra opinión que no fuera contraria a tales rumores y que no les daba la menor credibilidad. Una fuente oficial le expresó, haber confirmado que Manuel Asúnsolo y Emiliano Zapata se encuentran en la ciudad de Cuernavaca en perfecta armonía, por lo cual las noticias acerca de dificultades entre ellos se consideran falsas. Un telegrama recibido ayer y firmado por ambos jefes, nos llegó por medio de nuestro enviado especial, Lic. José I. Lugo, quien acaba de regresar de la ciudad de Cuernavaca, donde fue invitado al banquete ofrecido por los jefes maderistas en honor de Asúnsolo y Zapata. Se supone que los rumores han tenido su origen en el asalto al tren cerca de Cuernavaca y en los tiros que se dispararon por las fuerzas de Zapata en las cercanías de los patios del ferrocarril.
The Mexican Herald, Mayo 1, 1911.

Hemeroteca Nacional Digital de México.

Un mes antes Fred Miller y su tripulación incluyendo al Ingeniero Hardy habían pasado por un percance similar. Abril 29, el tren sabatino de excursionistas rumbo a Cuernavaca fue descarrilado, el incidente sucedió unos dos kilómetros antes de El Parque. La corrida del tren turístico de los sábados salía a las 3 pm., y regresaba los domingos a las 8:45 pm.; mientras el servicio diario salía a las 7:30 am., regresando a las 6:30 pm. Después de una balacera y apedreada por más de veinte minutos, un grupo de unos sesenta hombres encabezados por Lucio Moreno asaltaron a los pasajeros, quienes tuvieron que regresar a Cuernavaca a pie o en carros caja (box) aprovechando la fuerza de gravedad, la mayoría de ellos llegando entre las 12 y las 2:30 de la madrugada del domingo. Durante la intensa balacera el Conductor Fred Miller, arriesgando su vida al salir al descubierto busco la interlocución con el líder de la banda, salvando la vida de varios de los pasajeros, aunque se lamentó la muerte del Doctor Olssson Seffer, de origen sueco, entre los heridos se encontró el Porter “Lige”, baleado en cinco ocasiones, algunas versiones aseguran que solo fueron dos. En 1906 cuando fungía como guarda frenos, Lige, individuo de color; fue baleado en una trifulca de cantina por el Conductor H. Hampton, encargado del tren de pasajeros de la división Cuernavaca del Ferrocarril Central Mexicano. El General Leyva conociendo del retraso del tren mandó 120 hombres del 5º regimiento y un grupo de Rurales para protección del convoy y perseguir a los bandidos. Una vez descarrilado el tren la tripulación trató de disuadir a los bandidos de colocar las señales de peligro, al negarse estos, poco tiempo después un tren carguero se impactó en la parte posterior del convoy, resultado herido el ingeniero de la segunda máquina, de nombre Foster. En la madrugada del domingo una máquina especial de auxilio salió de Cuernavaca a cargo del Conductor Miller, con la intención de recoger el cuerpo del Doctor Olsson, a 11 kilómetros de Cuernavaca fue detenido, y ante la amenaza de darle muerte regresaron sin cumplir su cometido; el cuerpo fue rescatado por el destacamento militar y transportado a lomo de mula hasta Cuernavaca. El tren turístico sabatino era un buen botín para los asaltantes, siendo uno de los servicios más exclusivos de todo el país, donde evidentemente podían tener acceso la clase acomodada.
El País.
27 de Abril 1912

Hemeroteca Nacional
Digital de México.

El 28 de abril de 1911, a las diez de la mañana, otro tren fue asaltado en la estación Cajones, perteneciente a la línea Iguala Balsas, había salido de Iguala rumbo a Cuernavaca con destino a la ciudad de México. Este convoy llevaba escolta y el asalto se convirtió en un enfrentamiento armado por más de tres horas, muriendo 28 Rurales y un civil de nombre Bustamante, entre los pasajeros se encontraba el jefe político de Taxco quien fue tomado como prisionero, junto a un Teniente de Rurales y dos sobrevivientes del cuerpo, los tres gravemente heridos, la mortandad de los Rurales fue tan alta porque prefirieron defender la posición en descampado para evitar el tiroteo sobre el tren y la posible pérdida de más vidas civiles. La banda de 400 hombres era encabezada por Prudencio Figueroa, se informó que tuvieron muchas bajas; a mí me parecería que la intención del ataque era el jefe político de Taxco... Esto solo fue el principio, en los siguientes 12 meses, la línea México Cuernavaca sufrió veinte asaltos al tren, algunos con descarrilamientos, muertes de civiles y un estado constante de terror , reiteradas interrupciones del servicio e incomunicación.


En una zona tan densamente poblada como el Estado de Morelos y con una movilidad intensa de personas y mercancías, las acciones revolucionarias o simple bandolerismo a consecuencia de la inestabilidad ocasionada por la “revolución”, solo sirvieron para alimentar el temor y rechazo de una amplia capa de la población hacia el Zapatismo. Y colocaba en un predicamento al movimiento insurgente, al no poder delimitar sus acciones de estrategia militar sin daños colaterales; los trenes civiles necesitaron de escolta militar porque eran asaltados, y eran atacados porque llevaban escolta…sí los zapatistas se hubieran ajustado estrictamente al ataque de trenes militares no se hubiera llegado a un circulo vicioso de violencia, que se calificaría actualmente de terrorismo.

Para nuestro interés, la fotografía durante la Revolución Mexicana, esta historia saca a la luz el nombre de un personaje relacionado con Emiliano Zapata y uno de sus retratos más famosos. Recordemos, el 23 de Agosto de 1912, un individuo de nombre Fred Miller, radicado en Kingsville, Texas, registra un retrato titulado Zapata, imagen que aun no ha sido posible localizar. En las investigaciones sobre la autoría del afamado retrato, Zapata vestido de general, en una de sus versiones aparece sobre la misma un ostentoso registro de propiedad y una firma, podemos estar seguros que el autor lleva las iniciales “F. M.”, existiendo dificultades para interpretar el resto del nombre, proponiéndose las alternativas “F. Moray” y “F. McKay”, en lo cual yo he argumentado la posibilidad que sea “F. Miller”. Para zanjar la discusión, lo más sencillo sería disponer de la imagen registrada por F. Miller y compararla con el citado retrato, de ser el mismo fin de la historia. Pero entonces surgiría la pregunta, quién es ese enigmático fotógrafo… Con anterioridad propuse la hipótesis que Fred Miller no era fotógrafo sino ferrocarrilero, en ello me fundamenté en los datos obtenidos de la pregunta: ¿por qué se realizó el registro por un habitante de Kingsville, Texas?

Pasemos un poco por la cultura ferrocarrilera. Los puestos de trabajo dentro de la estructura laboral, corresponden a un estricto sistema de escalafón que ellos mismos calificaban de “hermandad”. El Fred Miller localizado en 1920 en la ciudad de Kingsville, era Ingeniero; mientras el Fred Miller trabajando en 1911 en la línea México Cuernavaca era Conductor. Lo primero sería determinar que implica un Ingeniero y un Conductor. El Ingeniero es lo que llamaríamos, maquinista, locomotorista, ósea, el hombre encargado de manejar, conducir físicamente la locomotora de un tren, que al tratarse de una máquina alimentada por carbón requería de un fogonero (fireman), el encargado de palear el carbón del carro carbonero a la caldera de la máquina. Mientras el Conductor era el hombre a cargo del tren (convoy), se podría decir el capitán; dependiendo de la ruta y el tipo de tren, carguero, pasajeros, o mixto, el Conductor podía tener una responsabilidad y prestigio mayor al Ingeniero, el Conductor era el encargado de dar la ordenes directas al Ingeniero; pero para ser Ingeniero se requería previamente haber cubierto el puesto de Conductor. En la parte inferior del escalafón estaba el guarda frenos y el Porter, así el personaje Lige, podría en algún momento convertirse en Conductor o inclusive Ingeniero. El Ingeniero Jorge Hardy, de Toronto, Canadá; miembro de la tripulación de Fred Miller, proveniente de la línea Gran Pacific, llega a Cuernavaca en diciembre de 1900, asumiendo el puesto de Conductor, por lo tanto en diez años de servicio en la división Cuernavaca había llegado a Ingeniero. Fred Miller por su parte en 1903 trabajaba como Conductor de la división San Luis Potosí del Ferrocarril Central Mexicano. Era originario de Yoakum, Texas, población nombrada en razón de Benjamin F. Yoakum, vicepresidente y administrador general de la San Antonio & Arkansas Pass Railway, quien también tendría una importante participación en el desarrollo de Kingsville. Posteriormente Miller se traslada a la división México de la misma compañía, en 1910, después que el Ferrocarril Central Mexicano es incorporado en la nacionalización de ferrocarriles para formar Ferrocarriles Nacionales, tiene un incidente con el señor Fidel Ortega, jefe de estación en Cazadores, de la ruta México Querétaro, en razón de las prerrogativas que mantenían los extranjeros sobre los nacionales dentro de la empresa, por lo cual sabemos que Miller tenía poco tiempo de haber llegado a la división Cuernavaca, y dadas las condiciones de inseguridad de la misma al estallar la revolución, en Agosto de 1912 habría regresado a Texas.

 ¿Ahora es plausible que Fred Miller, ferrocarrilero haya registrado los derechos sobre una fotografía de Zapata?

Como empleado ferrocarrilero, con el cargo de Conductor en la división Cuernavaca, cubriendo el servicio regular de lunes a viernes, y el tren turístico sabatino, es notoria la importancia de Miller y podía haber entablado contacto directo con Emiliano Zapata. No solo eso, Fred Miller, en un periodo de tiempo muy corto se vio agraviado reiteradamente por los Zapatistas, y recordemos que amigos de Jorge Hardy se entrevistaron personalmente con Emiliano Zapata, desconocemos sí en esa entrevista hubo un representante directo de Miller, que para la recepción de Francisco I. Madero en la estación Colonia, ciudad de México, del 7 de Junio de 1911, tanto Asúnsolo como Zapata estuvieron presentes, y en los siguientes días Zapata  hizo uso de la división Cuernavaca en varias oasiones para la maniobra de sus tropas y que el 12 de Junio Madero inició una gira por el Estado de Morelos y Guerrero, a bordo de un tren especial de la misma división. Este tren especial se armó con cuatro carros Pullman, uno de ellos un Pullman Parlor Buffet, el carro más lujoso que disponía la división Cuernavaca, un carro de primera y otro de carga, con una tripulación de Ingeniero y fogonero evidentemente, un Conductor, dos Porters, dos meseros, y probablemente otro tipo de asistencia. ¿Quién fue el Conductor de tan importante convoy?

Sí asumimos la hipótesis que fue Fred Miller, entonces no solo tuvo acceso personal a Emiliano Zapata, sino a Francisco I. Madero y familia, al General Asúnsolo, y todo el resto de la comitiva, incluyendo reporteros y fotógrafos. Y tendríamos varios retratos de él.


Fotografía 8x10, realizada por Aurelio Escobar Castellanos. Cañón de la Mano
la mañana del 13 de Junio de 1911, carro Pullman Parlor Buffet, durante la
gira del señor Francisco I. Madero a los Estados de Morelos y Guerrero.
Se pueden identificar al Conducor, de apariencia anglosajona, un Porter y dos meseros de apariencia latina.
Este exclusivo tipo de carros disponía del servicio de alimentos abordo, por
lo tanto la necesidad de meseros.

La mala campaña publicitaria creada por la prensa y de boca en boca, a causa de los abusos cometidos a los bienes y personas en uso del servicio de ferrocarril entre la ciudad de México y Cuernavaca, fue reiterada, y requería de acciones que la contrarrestaran, el Conductor era el personaje que tenía contacto con todos los pasajeros, podemos imaginar en algunos casos de familiaridad, no había mejor individuo para hablar bien de Zapata, la fotografía pudo ser un regalo personal del líder sureño. Fred Miller tenía los motivos para sentirse dueño de una imagen de Zapata y de sacarle provecho, tuvo la oportunidad en tiempo y lugar para obtenerla, y Emiliano Zapata necesitaba congraciarse con él.


En busca del fotógrafo de Zapata, parte I.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte II.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte III.

En busca del fotógrafo de Zapata, parte IV.