La Cristiada.


Publicado por Arturo Guevara Escobar

1 comentario



   Hace un par de días se estrenó en la ciudad de México la cinta "Cristiada", en la que comparte créditos Andy García, Eva Longoria, Peter O’Toole, Rubén Blades, Catalina Sandino, Santiago Cabrera, Oscar Isaac, Eduardo Verástegui, Karime Lozano y Adrián Alonso entre otros. El título que en español se le dio engloba un concepto amplio, mientras que el film de forma preponderante se centra en la participación del general Enrique Gorostieta, entrelazando a su derredor micro historias que alimentan el dramatismo del conflicto. Se llama "Cristiada" a la guerra civil acontecida en México a finales de la década de 1920, con un tinte marcadamente religioso, donde surgirán mártires católicos, y una larga lista de villanos para los dos grupos enfrentados; la sociedad católica mexicana, especialmente la rural del bajío, y el gobierno federal. Rodada en inglés y con el nombre de "For Greater Glory", trata de dar vida a un periodo de la historia de México por mucho tiempo relegado al olvido, borrado de los libros de historia y que crea en muchos el cuestionamiento sí en verdad ocurrieron estos hechos.

   Entre las micro historias aparece  un infortunado fotógrafo cristero, que justifica su trabajo en el afán de dejar un testimonio de una historia  que lucha por no ser condenada al olvido, gracias a la voluntad y fe de un pueblo que peleó al grito de "Viva Cristo Rey", se conservaron vestigios de su lucha. Al final de la película ya dentro de los créditos se van sucediendo una serie de imágenes fotográficas, algunas de las cuales sirvieron de modelo para recrear las secuencias fílmicas, una de las últimas corresponde al fotógrafo Aurelio Escobar Castellanos y la mostramos a continuación.

General Saturnino Cedillo, al centro leyendo un documento, José Beltrán de Quepí, Miguel Aranda Díaz recargado sobre el neumático. San Julián, Jalisco, junio de 1929.

Fotografía 5x7, autor: Aurelio Escobar Castellanos, colección particular.

Gral S. Cedillo               Gral. J. Beltán
Sn. Julián Jalisco   Junio 1929


Autor: Aurelio Escobar Castellanos, fotografía publicada en el libro "La Cristiada" de Jean Mayer, Fideicomiso Archivos Plutarco Elías Calles y Fernando Torreblanca.

   En ella encontramos al general Saturnino Cedillo, a quien no se menciona en el film, pero fue uno de los hombres más poderosos de México gracias a la presencia de su ejército agrarista, manteniendo bajo control el estado de San Luis Potosí con poca presencia de los cristeros. Asumiendo la gobernatura del estado en septiembre de 1927, convertido en pieza clave del gobierno de Calles para enfrentar la rebelión de los cristeros en los estados de Guanajuato, Jalisco y en la Sierra Gorda.

   En julio de 1928 fue asesinado el general Álvaro Obregón. En noviembre del año anterior habían sido fusilados el padre Miguel Agustín Pro y otros católicos acusados de haber atentado contra Obregón. La guerra cristera se intensificó durante 1928 y 1929.  En el lapso de unos cuantos meses, las fuerzas de Cedillo terminaron con las vidas de los principales jefes de la rebelión en San Luis: Fiacro Sánchez, Jacinto Loyola y Prudencio Zapata. En este contexto, Emilio Portes Gil asumió provisionalmente la presidencia de la república y Plutarco Elías Calles promovió la formación del Partido Nacional Revolucionario (PNR). Las tareas políticas del diputado potosino Gonzalo N. Santos le fueron de gran utilidad a Calles para lograr esa propuesta política. Santos se movía en los corredores políticos de la ciudad de México, entre la nueva y creciente burocracia política central, mientras Cedillo recorría los territorios de Jalisco, Querétaro y Guanajuato con sus soldados agraristas para apaciguar la rebelión cristera.

   En ese contexto el gobierno de Portes Gil bajo el poder de Calles tuvieron que hacer frente a las fuerzas cristeras que habían encontrado un mando más unificado en manos del general Enrique Gorostieta y al mismo tiempo tenían que suprimir la revuelta de varios generales cercanos a Obregón; Manzo, Cruz, Topete y Aguirre, que comandados por el general Escobar se habían levantado contra el gobierno central y particularmente contra el general Calles. Cedillo y el general Almazán unieron sus fuerzas en torno al gobierno e impidieron así que la rebelión escobarista pudiera crecer y pronto los insurrectos fueron dispersados.

   En abril de 1929 Cedillo, con 8 000 agraristas, se dirigió a combatir a los cristeros en Jalisco y, a pesar de algunas derrotas, logró que los rebeldes no tomaran la ciudad de Guadalajara. En el campo de batalla Cedillo aplicó la misma política que había seguido en San Luis Potosí. Jean Meyer refiere que "dio pruebas de una clemencia nueva, evitando el saqueo y suspendiendo las ejecuciones; dejó sentir por doquier que él no odiaba a los cristeros y dejó correr el rumor de que él mismo era católico y combatía a disgusto". A diferencia de muchos otros comandantes federales, se negó a fomentar el saqueo y liberó a todos los prisioneros que prometían quedarse en paz; estaba consciente de que con la ayuda del embajador de los Estados Unidos, Dwight Morrow, el gobierno estaba negociando un arreglo con la jerarquía de la Iglesia y que pronto se requeriría la reconciliación.

   Con la muerte el dos junio de 1929 del general Gorostieta, en la Hacienda del Valle, Atotonilco el Alto, Jalisco, y los acuerdos de paz entre las autoridades eclesiásticas y el gobierno del presidente Emilio Portes Gil, la rebelión cristera declinó casi por completo. La muerte de Gorostieta se ha considerado un asesinato artero, Jean Mayer la llama "acaecida en circunstancias tan perturbadoras que es difícil creer en el feliz azar", mismo destino que muchos cristeros sufrieron una vez que los acuerdos se firmaron; Gorostieta murió 19 días antes de la firma.

   El 4 de junio de 1929 en sesión maratónica en la Cámara de Diputados,  la H. Cámara de Diputados del Congreso de la Unión felicitó al ciudadano jefe del Poder Ejecutivo de los Estados Unidos Mexicanos (Presidente) y por su dignísimo conducto, extensiva dicha felicitación al C. jefe de la División del Centro, general de división Saturnino Cedillo, por su encomiable y ejemplar actividad desplegada en la campaña contra los fanáticos clericales, que culminó con la muerte del cabecilla Enrique Gorostieta.

Grl. de Div. J. de la Div del Centro S. Cedillo, Grl. de brig. P. Rodrigez
Mayor Placido Nungaray y
Prisioneros que componian el Estado Mayor de
Enrique Gorostieta
llamado Grl. en Jefe de la liga religiosa muerto en la
Hda. del Valle Jal. el 2 de Junio de 1929.     Nº 4
A. Escobar
Foto

Al interior del vagón de ferrocarril se ve la camilla y cuerpo de Enrique Gorostieta.

Grl. de Div. J. de la Div. del Centro S. Cedillo. Grl. de Brigada P. Rodriguez, G. Mayoy Ayte. P. Nungaray, Mayoy  S. Garcia y Enrique Gorostieta llamado Grl. J. de la liga religiosa muerto en la Hda. del Valle Jal. el 2 de Junio de 1929.
Nº7
A. Escobar
Foto
Mayor Sostenes Garcia y Gral en Jefe de la liga religiosa
Enrique Gorostieta muerto en la Hda del Valle Jal.
2 de Junio de 1929.
Nº 9.
A. Escobar
Foto

Autor: Aurelio Escobar Castellanos, fotografías publicadas en el libro "La Cristiada" de Jean Mayer, de la colección del Museo Cristero Efrén Quezada de Encarnación de Díaz, Jalisco.

   Han aparecido críticas en torno a la imagen fílmica de Gorostieta, comparándolo burdamente con Indiana Johnes, la realidad es inversa...

   En San Luis Potosí, el 23 de junio se realizó una ceremonia con la presencia del presidente Portes Gil, del general Joaquín Amaro, secretario de Guerra y del general Cedillo frente a miles de campesinos armados, los soldados agraristas que comandaba Cedillo. Los campesinos armados regresaban a sus localidades recompensados con parcelas de tierras. En el acto se entregaron títulos ejidales por más de 100 000 hectáreas. Era el poder de Saturnino Cedillo en el estado de San Luis Potosí, su clientela política y su alianza con el poder central. Los agraristas de Cedillo, a diferencia de otros en los demás estados, no entregaron sus armas: eran su ejército y el del poder central, cuando así lo solicitara. Muchos cristeros de los estados vecinos buscaron refugio en San Luis Potosí. Temerosos de las represalias, se acercaron a la protección del general agrarista, que dejaba tranquilos a los católicos.

Campesinos soldados
del Gral. de Div S. Cedillo
que prestigiaron a la Patria al tomar las armas para defender
las Instituciones, en el Campo de Reconcentración.
San Luis Potosi Junio 23 de 1929.                                  Nº 4    A. Escobar Foto
                                                                                         16 de Sept 64
                                                                                           Mexico, D. F.

Autor: Aurelio Escobar Castellanos, fotografía panorámica, 20 cm x 100 cm. Colección: Carlos Martínez Assad. Publicada en el libro "El camino  de la rebelión del general Saturnino Cedillo", coordinado por Carlos Martínez Assad.
En el AGN, fondo Aurelio Escobar Castellanos, existe otras tres tomas: AEC/54/004, AEC/54/005, y AEC/54/006. 
   El fotógrafo Aurelio Escobar Castellanos junto al corresponsal Enrique Alatorre representantes del diario capitalino "La Prensa", se incorporaron desde marzo de 1929 a las tropas del general Calles y a la División del Centro.

Para consultar la referencia, Biblioteca Digital ILCE

1 comment

  1. Anónimo